martes, 17 de febrero de 2015

Todo lo que sube tiene que caer.

Estás en una meseta de felicidad temporaria, creyendo que ya todo está bien y que te sientes a gusto con tu situación, cuando de repente regresan a ti esos sentimientos de antaño, vuelve la inconformidad y te sientes mal porque lo que siempre has querido no lo has obtenido. Piensas que aunque estás en un estado de alegría, te falta algo más, algo que no ha sido fácil de conseguir a pesar de sentirte un poco más a gusto con la vida. Ese vacío que has tenido toda la vida regresa a ti, y aunque parezca contradictorio, te llena de nuevo la mente y recorre todo tu cuerpo. Ese arco iris que has estado pintando en estos últimos meses, va perdiendo un poco su tonalidad y su brillo,  vas viendo como se desdibuja tu sonrisa al verlo, como entras de nuevo en ese pozo del que no has podido salir totalmente...