viernes, 21 de febrero de 2014

Días cotidianos...

De esos días en los que sientes que te estás yendo lentamente...
De esos días en los que quieres salir volando y esconderte en alguna cueva solitaria...
De esos días en los que el viento te mece con un vaivén...
De esos días en los que quieres no sentir, respirar, ni vivir...

jueves, 20 de febrero de 2014

Momento de positivismo (?)

Empecemos desde el ahora porque el pasado sólo perturbaría el futuro, y lo que es historia, ya fue.
Así que, calculando las palabras que escribo ahora, pueden ustedes notar como fui yo en los tiempos de antaño, aunque no podrían saber a ciencia cierta lo que era, ni mis más oscuros y profundos secretos y deseos, pero al menos pueden esbozar o tomar prestado algún pedazo de mí.
Ahora no soy más lo que era, porque el presente hay que estarlo forjando paso a paso, para más seguridad, así se evitan tropiezos y volver a cometer esos errores estúpidos que nos hicieron tomar decisiones o causar consecuencias que nos afectan en el ahora.
¿Seremos capaces de superar nuestros temores y angustias y empezar desde cero?
Quitar los prejuicios de nuestra mente (aquellos que nos ha inculcado la sociedad, y que por culpa de esos, a veces nos cuesta poder ser nosotros mismos) es algo que nos oprime el pecho y no nos deja vivir tranquilamente.
Intentemos vivir bien con lo que tenemos, tratemos de buscar nuestro bienestar para así vivir de manera placentera, sin estar buscando de otros lo que necesitamos y que muchas veces está en nosotros mismos, es decir, hacer lo que esté en nuestro alcance.
Y si mirar al pasado nos hace daño, mejor amarra tu cabeza para que no dé vuelta atrás jamás.