sábado, 3 de agosto de 2013

¿Somos lo que creemos que somos?

Lo que se es nunca se deja de ser, y todo lo que esto conlleva no se esfuma tan fácilmente ya que está tatuado en nuestra piel. Estamos marcados, como si la vida fuera dueña de nosotros, nos posee sin dejarnos otras salidas, nos obliga a vivir lo que hay, sin poder expandir ni encontrar nuevos rumbos que nos hagan personas distintas a lo que ya somos. Condenados estamos a ser lo que somos y a que los demás nos vean con los mismos ojos. Espejos retrovisores nos miran siempre, no nos quitan de vista para que así no podamos escapar.

1 comentario:

  1. Es frustrante pensar en eso, no? Uno que se cree tan presumido, original, único... Luego, se da uno cuenta que la originalidad la sienten todos, siempre... No obstante, será que no existe ningún medio ni situación que lo saque a uno del eje? que rompa los espejos?

    ResponderEliminar