miércoles, 7 de agosto de 2013

***

A pesar de la distancia física, hay cosas al otro lado del charco que suceden al extremo de ahogarte en lágrimas, y otras, que no pasan, que se estancan o van muriendo lentamente al igual que lo haces vos.
Las palabras tienen el poder de hundir, destruir y evocar todos nuestros sentimientos y pensamientos. Sólo queda entrar en la profundidad del pensamiento y desvanecer poco a poco con el sonido del tic tac del reloj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario