viernes, 17 de mayo de 2013

Sin dioses

Desde que dejé de creer en dioses y seres  mitológicos, mi vida cambió, ahora soy más consciente de todo lo que me rodea, que la vida es corta y hay que aprovecharla, pues no habrá una vida después de la muerte, ni un cielo apremiante ni un infierno castigador, que aquí en esta tierra está todo lo que somos, lo que tenemos. Tal vez por eso, el saber que no hay un más allá, genere en mí mucha melancolía, pues solo queda vivir el presente, porque no hay en otro lugar ni espacio, algo que pueda mejorar lo que somos y estamos haciendo.
Aprendí a hacer las cosas por mi propia cuenta, a hacer lo que es correcto, no por castigos divinos ni porque lo diga un libro que está lleno de sangre, sino porque eso me hace sentir bien conmigo misma y fomenta una buena sociedad.
Basta de estar escondidos en el closet, salgamos,  unámonos y demostrémoles a todos que no hay necesidad de dioses para vivir una buena vida, aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario