jueves, 25 de abril de 2013

Al pasar los días, mi cuerpo va flotando como el vaivén de los árboles, sin un rumbo fijo, perdido entre toda esta selva de marañas, intentando huir para volar lo más lejos que se pueda, para alcanzar nuevos rumbos alejados de todo cuanto es conocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario