miércoles, 11 de diciembre de 2013

Mes 12.

Ya ha empezado el jolgorio, la algarabía, la contaminación visual y auditiva... Fiestas decembrínas, en donde todo es paz, amor y prosperidad...hasta que te das cuenta que es un mes más, un mes fantasma, en donde la gente decide esconder lo que es, sus rasgos principales como seres humanos, y así, se ponen esas pesadas máscaras, para que los demás no puedan ver la verdad que ocultan esos ojos.
Hipocresía y cinismo, serían dos palabras que no podrían definir mejor lo que significa la navidad, las fiestas en familia y amigos, en donde aquellos seguirán siendo los mismos que te juzgan por lo que eres, que te señalan cada vez que haces o no alguna cosa, aquellos que cuando uno más los necesita te voltean la espalda y en vez de ayudarte, más te clavan el cuchillo.
Es mejor no festejar nada, porque ¿qué se debe festejar?...

domingo, 3 de noviembre de 2013

"¿Alguna vez tuvieron mucha sed y abrieron un cartón de leche, y se la llevaron a la boca y estaba agria? Eso me ocurrió por dentro...para siempre" - Mary B (B for brave)

miércoles, 30 de octubre de 2013

lunes, 28 de octubre de 2013

Cadáveres.

Una pila de cuerpos mal olientes, formaban un morro frente a mis ojos, algunos estaban en descomposición y otros ya llevaban muchos días allí, adhiriéndose piel con piel con los otros, juntando olores de putrefacción. La gente pasaba alrededor de ellos sin siquiera murmurar algo sobre aquel macabro acontecimiento. Ya estaban acostumbrados, todo era muerte por esos lados, por esos días, ya no había vida que germinara en aquel entonces, la muerte excesiva era algo normal, hacía parte ya del vivir diario de sus habitantes. Como esto era un proceso más dentro de la vida de aquellas personas, decidí integrarme en ese mundo, así que para estar más en contacto con la no vida de aquel lugar, me sumergí dentro de esa pila de cadáveres y quedé atrapada con un tumulto de ellos sobre mí, pero la sensación fue bastante extraña pues creí que iba a ahogarme ahí, pero al final de todo, el tiempo se fue pasando lento y fui sintiendo como me iba acoplando a aquella situación, y como me sentía como en casa, como si la muerte fuera mi hogar, como si la vida me hubiera estado matando lentamente y aquel baño de muerte me hiciera bien. Ahora, yo era uno más, sólo un número más, como siempre lo fui.

sábado, 26 de octubre de 2013

Cualquier cosa de sábado en la noche

La ventana está abierta, todo el humo a ciudad entra como un veneno y recorre mis pulmones. Lo único que se rescata de aquel momento, es ese árbol seco que se ve inexpresivo, sin movimiento, lúgubre, pero que muestra en sí lo que es estar afuera, aquel mundo de peligros, de personas desconocidas o que crees conocer, de personas que vienen y van y se balancean contoneándose por las calles llenas de seres sedientos y estereotipados. Es difícil vivir en esta sociedad en donde tienes que ser como te dictan, en la que no puedes abrir tus alas y volar a tu manera. Es difícil, triste y humillante con uno mismo. Escribir es la mejor manera de ser o de intentar ser lo que uno cree que es. Como dicen por ahí o es negro o es blanco pero nunca gris...¿pero qué si el gris es el color que te define?¿qué si este mundo no está hecho para ti?...sólo queda nada.

jueves, 5 de septiembre de 2013

lunes, 2 de septiembre de 2013

Llamada.

-Aló, ¿podría comunicarme con él?
-¿Con quién, disculpe?
-Con él.
-¿Quién es "él"?
-Él es aquel con quien sueño todas las noches. En mis sueños me dicen que me comunique a éste teléfono y por fin he tenido la valentía de hacerlo.
-Disculpe, no sé qué decirle. Aquí sólo vivo yo, me llamo Carla, pero antes de mí vivía un joven escritor pero él falleció hace un mes.
(Pi, pi, pi, pi.... El teléfono se cortó, mientras ella, inocente, soñadora, se desplomaba en su sillón, dándose cuenta que todo había sido sólo un sueño, que esas cosas no sucedían en la realidad).

jueves, 22 de agosto de 2013

Ansiedad

La ansiedad se ha apoderado de mí.
Varios días sin conciliar el sueño, o más bien, sin que el sueño logre hacer un acuerdo válido conmigo. Despertar cuando aún los rayos del sol no han salido y el frío congela mis pies.
Trago saliva mientras previamente me lamo los labios pues están secos.
Empiezo a sudar al mismo tiempo que  los dedos de la mano se frotan unos contra otros.
Silencio absoluto, es lo que quisiera sentir, pero los deseos nunca se hacen realidad, así que aquellas voces y risas taladran mis oídos, a la par que la desesperación empieza a aumentar.
Cerrar los ojos con esperanzas de que aquellas imágenes distorsionadas desaparezcan, y que los ruidos por más mínimos que sean, dejen de perturbarte.
Querer huir de aquel espacio y tiempo, anularlo, poder estar en mi regazo, sola con mis pensamientos, alejada de todo cuanto pueda alterarme más.
Cada día todos estos síntomas van creciendo, al igual que otros nuevos aparecen. Es la ansiedad, aquella depredadora que va matando a su presa lentamente y sin piedad, hasta acabar con la poca tranquilidad que queda de ella, sin dejar ni siquiera un aliento.

miércoles, 21 de agosto de 2013

5. Envidia

La envidia, aquel pecado capital que se cree jamás podría habitar en nuestro ser -ya que es algo que hiere nuestro ego-, obligándonos a negarla, como si fuera un pecado mortal, como si nadie pecara, como si todos los seres fueran puros.

Todos, sin exclusión, hemos tenido aquella sensación y saña, de ver reflejados en el otro, aquellos anhelos e ilusiones, que han rondado en nosotros, que hemos deseado con todas nuestras fuerzas, y que ahora no son nuestros, sino de ellos, de los envidiados.

Saber que los años van pasando y no se ha logrado mayor cosa para la satisfacción personal, es algo que invade y se difumina en todo el ser, enfermándolo y encaminándolo hacía un destierro de sí mismo, del entorno; y más aún cuando se ve que otros si han conseguido recoger aquellos fragmentos que los han podido construir, triunfar.

Observar en aquellos seres la belleza completa, mientras se hace una introspección de la vida propia, y de aquellas cosas que se quisieron hacer pero por motivos diversos, no se pudieron lograr, haciendo que aquellas figuras resalten comparativamente –con uno mismo- y se agache la cabeza con motivo de saber que no se sabe nada, que no se es nadie y que el tiempo no ha sido del todo aprovechado, dejando tirado en el rastro del reloj de arena, todo conocimiento y belleza que se pudo haber adquirido.

Ahora sólo queda seguir luchando por obtener aquellas cosas que queremos, hasta al menos sentir que la vida valió la pena vivirla, que logramos completar cierta parte de nosotros…o que nos cosan los ojos.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Querer desaparecer rápidamente sin dejar huella ni rastro. Evaporarme en el espacio y difundirme con el cosmos. Ser inerte, insensible. Irme.
Niveles altos de ansiedad y  nerviosismo. Entornos que afectan tu psiquis. Puntos abruptos de inflexión. Colapso mental.

miércoles, 7 de agosto de 2013

***

A pesar de la distancia física, hay cosas al otro lado del charco que suceden al extremo de ahogarte en lágrimas, y otras, que no pasan, que se estancan o van muriendo lentamente al igual que lo haces vos.
Las palabras tienen el poder de hundir, destruir y evocar todos nuestros sentimientos y pensamientos. Sólo queda entrar en la profundidad del pensamiento y desvanecer poco a poco con el sonido del tic tac del reloj.

sábado, 3 de agosto de 2013

¿Somos lo que creemos que somos?

Lo que se es nunca se deja de ser, y todo lo que esto conlleva no se esfuma tan fácilmente ya que está tatuado en nuestra piel. Estamos marcados, como si la vida fuera dueña de nosotros, nos posee sin dejarnos otras salidas, nos obliga a vivir lo que hay, sin poder expandir ni encontrar nuevos rumbos que nos hagan personas distintas a lo que ya somos. Condenados estamos a ser lo que somos y a que los demás nos vean con los mismos ojos. Espejos retrovisores nos miran siempre, no nos quitan de vista para que así no podamos escapar.

martes, 16 de julio de 2013

Yo.

Ahora que lo pienso, el problema no ha sido nunca de los lugares en donde me he encontrado, ni de las personas que me rodean, porque el problema siempre soy yo. Yo misma soy mi propia piedra en mí zapato. Yo, siempre he sido yo...
Si tan sólo pudiera ser otra, mudar de piel cada que se me antoje; mimetizarme con los otros, pasando desapercibida, y aunque siempre ha sucedido eso, podría al menos parecer alguien normal, sin problemas, sin voladuras.
Desearía no ser yo...y para eso no hay remedio que revierta lo que ya está,  es el yo que me ha tocado, que he formado con el paso de los años, el cual  aunque lo deseara con todas mis fuerzas, nunca será otro, pues está adherido a mi ser hasta el final de mis días, llenando cada segundo de mi existencia de melancolía y sentimientos ambiguos que cada vez más, van matando lo poco que queda con vida dentro de mí. No hay salvación, sólo queda esperar el final.

...

A mi memoria le da pena olvidarse de aquello que no recuerda.

Estado sólido.

Hundida en la silla, como si la gravedad agravara el asunto.
Trazas de aire frío entrando en mis pulmones hasta congelar el cerebro.
Pensamientos en estado sólido, como un hielo que aún no ha empezado a derretirse.
Necesito calor, evaporarme, huir lejos, hasta un lugar, el lugar, mi lugar, el cuál aún no he encontrado.

lunes, 15 de julio de 2013

¿Qué soy? ¿quién soy?

¿Seré yo la única que dejo que los sueños gobiernen la mente?
¿Habrá alguien más cuya idiotez rebase la copa con ilusiones espumadas como pompas de jabón?
Tal vez sí, tal vez no, pero no quisiera pensar en qué sería de mí sin eso, sin vivir de la imaginación, tal vez sería una chica simple, aunque lo sea; tal vez sería ese abrigo en el invierno de alguien más; tal vez sería sólo lluvia sobre el asfalto; o tal vez sólo sería eso que no sé que soy... Tal vez y sólo tal vez, algún día lo sepa.

Len...ta...men...te.

Corría, no quería ser alcanzada por aquella turba enfurecida. No se atrevía a descansar pues sabía que iban a atraparla, a enceguecerla, a matarla.
Mientras un pie avanzaba hacia adelante, el otro ya iba siguiendo el paso de su par, sin dar tiempo a la espera,  a la equivocación de poder tropezar.
Agitada y con respiración profunda no tenía tiempo de pensar en lo que había ocurrido unos minutos atrás.


Damián era un chico físicamente promedio al de los chicos de su edad. Lo único que lo distinguía de los demás, era aquella mirada, ojos azules como los de un cristal, que reflejaban todo lo que veía día a día a su alrededor. Cerraba los ojos mientras creaba diferentes realidades a medida que pasaban las horas del día. Sonreía cuando algo agradable y nuevo pasaba por su cabeza, y fruncía el ceño cuando recordaba asuntos amargos del pasado o tal vez de su presente, quién lo iba a saber, ni él lo sabía.


Con la mente en otro lugar del universo, ambos no se daban cuenta que sus vidas estaban a punto de cambiar. Ella chocó con Damián, haciendo que ambos cayeran sobre el suelo, como fichas de dominó desplomadas, causando un efecto irreversible. Como si fueran gotas de agua en una olla caliente, se evaporaron cuando sus ojos se entrelazaron, pero antes, comenzaron a burbujear sobre el aire y penetrándose en la piel del otro se fueron volando, olvidando por completo el pasado turbio que los encegueció por mucho tiempo, así que desaparecieron lentamente, hasta que no quedó ni el rastro de aquellos jóvenes que desafiaron al pasado y ganaron.

domingo, 14 de julio de 2013

Milonga

En un ambiente bohemio, lleno de música mágica, sentía como el vacío de mí soledad me inundaba, esparciéndose por todo mi cuerpo.
Veía a mi alrededor cómo las personas danzaban al compás del tango, unidos por la melodía y el bandoneón, juntos, respirándose uno sobre el otro, sin hablar, sólo guiándose por aquel sonido melancólico y a la vez romántico que se dispersaba en el aire del lugar.
Al pasar las canciones, la gente iba y venía bailando, y mientras tanto, mi mente volaba y se posaba de pensamiento en pensamiento, de morada en morada, haciendo que mi mirada se fuera apagando lentamente.
Soledad de soledades. Me encontraba en una ciudad tan grande, con muchas personas, pero a la vez yo estaba sola, aunque sola no es la palabra correcta pues me tenía a mí misma, pero no es suficiente, pues yo no puedo darme un abrazo a mí misma y sentir aquel calor que sólo otra persona podría generar.
Sintiendo cómo el tiempo corre a pasos agigantados, mientras yo sigo aquí, en este mismo pozo, sin salida, atrapada hasta que alguien venga a rescatarme y me lleve a lugares seguros, de aromas indescriptibles, de sentimientos majestuosos. Ver pasar los días, las horas, los minutos, y pensar que podrías vivir todo lo que queda de tu existencia, sola, escuchando solamente tus pensamientos, pues aquella persona que ha robado tus últimos momentos de tu vida, está lejos, en el tiempo y el espacio.
Se cierra la noche con un viento frío, helado, que petrifica tu cuerpo, inmovilizándolo. Caminas por las calles desoladas, con temor de jamás sentir esos besos, como aquellos que marcaron tus últimos días.




sábado, 6 de julio de 2013

Enferma

Cuando algo te hace daño, te enferma y te hace parecer una demente, es mejor alejarlo de tu vida, eso si quieres descansar del tormento, pero como somos masoquistas, seguiremos aguantando todo eso y mucho más, hasta morir, no hay más remedio, es la única solución.

viernes, 5 de julio de 2013

Boom!

Suspiró mientras abría sus ojos, sintiendo el frío acero del arma sobre su cabeza, y sin pensarlo más, oprimió el gatillo, decidiendo acabar con el sufrimiento que la agobiada dese hace mucho tiempo, y con aquel sonido estridente, se esfumaron todos sus sueños, esparcidos por todo el cuarto, al igual que sus órganos. Al final no era nada ni nadie, sólo un saco de sangre de vida horripilante.

martes, 2 de julio de 2013

Cero

Un cero a la izquierda tiene más valor al menos analíticamente.

El fin del camino

Empezar a sentir que ya no sientes, que estás matando eso que vivió dentro de ti por un buen tiempo.
A veces es mejor ir como asesino furtivo, para no dejar rastro, para no ser cazado, y así, es una herida menos, un fracaso incontable, algo que no se puede restar ni sumar.
Lentamente hay que alejarse de aquellas cosas que nos pueden llegar a hacer daño, antes que empiecen su efecto mortífero, porque una vez eso sucede, ya no hay marcha atrás...será el fin de los tiempos

lunes, 1 de julio de 2013

Huellas

Las huellas que han pisado aquel camino de vida, dejan marca, como si aquellos pasos estuvieran manchados de sangre. Sin piedad quedan en el recuerdo, imborrables y penetrantes como una daga que atraviesa todo tu cuerpo, caliente y venenosa.
Cuando te dejan una seña, es muy difícil de quitar, por eso uno lleva a cuestas su pasado, cruelmente despiadado, que te atormentará siempre.

viernes, 28 de junio de 2013

Para qué preocuparme, si bien sea aquí o en cualquier otro lugar, las cosas serán siempre iguales, pues nunca me encontraré. Siempre estaré perdida, deambulando por el mundo en busca del sentido de mi vida, de esa chispa que me hace falta.

miércoles, 5 de junio de 2013

Estar a punto de cambiar tu vida, de experimentar cosas nuevas, sentirte demasiado feliz, pero en el fondo, estar un poco triste y nostálgica. Algo dentro de ti te invade, es un miedo enorme al cambio, y a lo que esto conlleva. Es sentir que dentro de la alegría habrá un vacío. Calor dentro del frío.

jueves, 30 de mayo de 2013

Línea de la continuidad

La línea de la continuidad se va perdiendo, sin saber qué deparará el trazado de la vida. Llegará un punto en el que no habrá más tinta sobre el papel para plasmar el camino, y ese día te darás cuenta que todo ha terminado, que has sido solo una mancha difusa y amorfa.
Querer clausurar tus sueños, porque ya estás cansada de soñar despierta, de ver pasar los días tal cual han sido, sin que suceda algo, de ser como un grano de arena en una playa enorme...perdida.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Nota suelta

Hielo con hielo.

Notas VII

Sodomizar la fiera que llevo guardada en mí todos estos años, para liberarme del yugo que me ahorca lentamente.

Notas VI

¿Por qué mentir y agotar palabras que jamás debieron salir de su boca?
A veces es mejor callar y que la ausencia brille con luz propia.
El silencio es más limpio que un puñal fatal, doloroso y sangriento.

Notas V

Antes de saber de su existencia, mi vida fluctuaba en el horizonte de la incertidumbre. Ahora sigo flotando, aunque al menos voy llevando una dirección fija, que va hacía ti, pero como todos los sistemas de orientación, se pueden estropear, haciendo que mi rumbo cambie y siga en la misma incertidumbre que me vio crecer.

Notas IV

Tu silencio es peor que una daga que atraviesa mi pecho.
Aquel intervalo de ausencia, carcome mis sentidos de maneras exuberantes,  revienta mis entrañas y me devora el pensamiento.

Notas III

Lo conveniente que resulta probar lo desconocido, lo prohibido, lo deseado, porque una vez nos llenamos de ello, queremos vomitarlo...o morir de saciedad.

Notas II

Soñar y que te aplomen tus pensamientos.
Sentir y que hieran ese hilo de las sensaciones más sensibles.
Reír y que apaguen tu sonrisa con la ausencia.

Notas I

El horror de despertar en el mismo mundo, con las mismas cosas, los mismos sueños sin realizar...
Horror es vivir sin sentirse vivo.

viernes, 17 de mayo de 2013

Recorrer tu cuerpo con mi mente.
Partir el tiempo entre antes y después de la primera mirada.
Ojos cruzados como fuegos en el horizonte.
Perderme en la inmensidad del recuerdo.
Llenar mi boca con tus labios.
Comer de ti como una  fruta prohibida.
Querer devorarte, parte por parte.
Llenarme de ti.

Sin dioses

Desde que dejé de creer en dioses y seres  mitológicos, mi vida cambió, ahora soy más consciente de todo lo que me rodea, que la vida es corta y hay que aprovecharla, pues no habrá una vida después de la muerte, ni un cielo apremiante ni un infierno castigador, que aquí en esta tierra está todo lo que somos, lo que tenemos. Tal vez por eso, el saber que no hay un más allá, genere en mí mucha melancolía, pues solo queda vivir el presente, porque no hay en otro lugar ni espacio, algo que pueda mejorar lo que somos y estamos haciendo.
Aprendí a hacer las cosas por mi propia cuenta, a hacer lo que es correcto, no por castigos divinos ni porque lo diga un libro que está lleno de sangre, sino porque eso me hace sentir bien conmigo misma y fomenta una buena sociedad.
Basta de estar escondidos en el closet, salgamos,  unámonos y demostrémoles a todos que no hay necesidad de dioses para vivir una buena vida, aquí y ahora.

sábado, 27 de abril de 2013

Como chocolate

Ella salía un día por la mañana, en el que los rayos del sol se enredaban sobre su rostro y le hacían fruncir el ceño como si hubiera tenido un mal día.
Se disponía a caminar lejos, pues no llevaba dinero en sus bolsillos. La cita con aquel hombre misterioso la ponía nerviosa pero con mucho animo, así que daba pasos agigantados mientras su respiración se aceleraba cada vez más.
Ya estaba cansada y sudando, pensando que jamás llegaría a tiempo- aunque su reloj le decía lo contrario-, pero los pasos largos que daba, mantenían el cuerpo y las ganas firmes.
Mientras caminaba, recordaba aquellas cartas de amor que Thomas le escribía cada semana, cada recuerdo hacía que en ella brotara una sonrisa. Eran cartas con un olor peculiar, pues cuando ella decidió poner la carta en sus labios, como para darle un beso a él a través de sus palabras, sintió un aroma a chocolate, por lo que supuso que en el momento en el que él escribió la carta, estaba cerca de un algún elemento chocolatoso, lo cual la alegró mucho más. Pero no fue solo esa vez. Sucedió en cada momento en que ella recibía una carta de él. El aroma y pasión de cada letra del apasionado Thomas, la volvía loca.
Hizo una pausa abrupta mientras observaba a un hombre que estaba de espalda, al lado de la estatua en la que se habían citado. Llevaba un sombrero negro y se veía con un porte elegante y un poco desesperado, pues miraba su reloj con ansiedad.
Ella pensó 3 veces en seguir el paso hasta donde él se encontraba, titubeando cada vez que iba a continuar, pero al ver que ya había pasado 15 minutos de retraso y que él estaba a punto de irse, corrió con todas sus ganas para alcanzarlo, pero estaba tan cegada, que no vio aquel carro que pasaba la carretera a toda velocidad.
Dio unos giros sobre el aire hasta que cayó con la mirada hacía arriba, un tanto vacía y quieta, mientras que se sentía el silencio penetrante en el aire, como si la nada invadiera por completo todo el ambiente.
Al rededor, mucha gente se acercó para mirar y hablar sobre aquella chica tan joven que estaba tirada sobre el pavimento, mientras que Thomas se acercó a ella y  reconoció aquellos ojos que siempre miraban sus palabras, y con lágrimas en sus ojos, se arrodilló al lado de Enid, cogiéndole la mano, hablándole, suplicándole que se mantuviera allí con él.
Ella, aún respirando, aunque de manera leve, lo reconoció con tan solo sentir las palabras que salían de sus labios rojos como las cerezas. Trató de hablar, de decirle que todo este tiempo había estado amándolo sin conocerlo, pero lo único que salió de su boca fue un suspiro. Todo ese olor a cholocate se había esfumado, como ella.

jueves, 25 de abril de 2013

Delirante

Los delirios del presente nacen por los recuerdos del pasado que no se han ido y que penetran mi ser con la más grande profundidad con la que nadie jamás ha visto.
Soy delirante, y me sumerjo en los confines más desolados de mi mente, mientras me siento a esperar que llegue eso por lo que siempre he anhelado, para así, perderme dentro de mí misma y poder ser libre.
Aquel corazón que lanza a gritos ser escuchado, cada día se pone más pequeño y arrugado, porque sus palabras son como el eco que se pierde en el silencio.
Al pasar los días, mi cuerpo va flotando como el vaivén de los árboles, sin un rumbo fijo, perdido entre toda esta selva de marañas, intentando huir para volar lo más lejos que se pueda, para alcanzar nuevos rumbos alejados de todo cuanto es conocido.

sábado, 23 de marzo de 2013

Débil  y ondeante, como una pluma al viento.
Sentir que la vida pasa desapercibida, sin tocarla.
Como las lágrimas danzan con los latidos del corazón.
Pensamientos que te hacen perder entre ellos.

Tu vida pasa como ráfaga de fuego, y quema.

jueves, 14 de marzo de 2013

Como la Caperuza.

El ayer no es más que un cuento, en el que el lobo feroz se ha devorado nuestras vidas, esperando a que un valiente nos salve y nos saque de este agujero lleno de piedras...con las que tropezamos día tras día.

sábado, 9 de marzo de 2013

Aunque esté rodeada de muchas personas, me siento tan vacía y tan sola. Querer huir para algún lugar no conocido sin dar explicaciones a nadie, pero no hacerlo por cobardía o por no decepcionarlos, es algo que te perturba la mente.
Desearía salir, correr, lejos de aquí, hacía algún sitio en el cual pueda ser yo, sin que nadie me diga nada, sin que nada me importe.
Tendré que seguir huyendo de todos y de mi misma en mis pensamientos y ensoñaciones, pero sé que algún día podré decir que lo he logrado, que soy una persona plena, que logró hacer todo lo que quiso y que aunque a los demás le importaran y criticaran todo eso, ya a mi me valdría cero.

lunes, 18 de febrero de 2013

viernes, 15 de febrero de 2013

Conversación

-Muy buenos días, ¿cómo está ud?
-Muy bien, gracias (pero por dentro quieres explotar a lágrimas, por que no, no estás bien)

-Fin de la conversación-

viernes, 8 de febrero de 2013

Cuento bajo la noche.

En medio de aquella noche lluviosa, solo se escuchaban las gotas de agua caer sobre el techo de mi casa. Mientras yo estaba en el cuarto ubicado en la terraza, leía unos fragmentos de poesía, suspiraba, sacaba mi cabeza por la ventana y podía divisar la luna llena, que estaba tan redonda como un círculo perfecto.
Al terminar la última página de mi lectura, hacían falta unos cuatro renglones para ello, cuando escuché un sonido seco, como de un golpe. Me asusté un poco, cogí mi paraguas y salí a ver qué había pasado.
Al abrir la puerta de la habitación, un abrumador silencio empezó a inundar por completo mi mente, me empecé a estremecer como si algo malo estuviera a punto de ocurrir, pero lo que no sabía era que estaba en lo cierto.
Al acercarme más y más despacio hasta donde creí haber escuchado el ruido, mi corazón palpitaba a mil, mis manos temblaban, no solo por el frío, sino por aquel temor que me invadía.
Llegué, mi corazón se paró, mis pupilas se agrandaron. No podía creer lo que estaba viendo.
De las sombras y la lluvia, emergió una figura alta, delgada, de mirada profunda y oscura. Traté de correr, pero mis pies estaban pegados al suelo, estupefacta y horrorizada; traté de gritar, pero mis labios estaban sellados con el más fino bordado.
Al verme en ese estado, la criatura se abalanzó sobre mi, me tomó por el cuello con sus dos manos y sus dientes aterradores, trataron de clavar mi carne. Pero hubo algo que detuvo a aquella criatura de tan semejante acto, y este es el día en el que no sé que sucedió con certeza, pero solo sé que me tiró con una fuerza inimaginable sobre el suelo, y desapareció entre la oscura noche.
Perdí la consciencia y a las pocas horas me desperté y estaba en mi habitación, tendida sobre la cama, un poco adolorida, pero pensando en qué fue lo que sucedió, y si era real o solo producto de mi imaginación.
Estaba muy cansada para pensar en tantas cosas, así que decidí dormir. Cerré mis ojos y empecé a relajarme con el sonido de la lluvia que estaba empezando a cesar.
No sé cuanto tiempo pasó desde que empecé a quedarme dormida, pero sentí que algo estaba encima de mi, así que abrí mis ojos con rapidez y lo vi, era él otra vez. Grité con toda mis fuerzas, pero él, sin pensarlo un segundo, puso sus labios, que estaban fríos y húmedos, sobre mi boca. Y después de ese beso extraño, se marchó de nuevo, sin poder preguntarle ni su nombre, dejándome marcada de por vida.
Ya han pasado casi 10 años desde que no he vuelto a tener un encuentro con aquel ser extraño, pero cada vez que camino en las noches para llegar a mi casa, siento como si él estuviera vigilándome desde lo más alto, con deseos de matarme o amarme.


Quisiera poder decirle a mi mente que se calme, que se calle, que se muera, que deje de pensar.
Dando vueltas y vueltas, se vuela mi cabeza en mil pedazos, pensando en mi pasado, presente y futuro; en lo que fue y lo que será.
Como panteras fieras, los recuerdos que en mi mente aparecen, se empiezan a desgarrar hasta sangrar. Pelean por lo que es suyo, por un pedazo de carne cerebral.
Se rompe el sonido, se entra en un letárgico sueño, o se muere...mientras se vive.
Noche lluviosa, de torrenciales pensamientos, que vienen hacía mi como gotas gigantes de agua, bañando mi cerebro hasta ahogarlo.
Quisiera aventurarme, sin temor alguno, en esta nueva travesía que me espera, pero los miedos me invaden, me siento diferente, otra persona. Cuando empiezo a pensar el qué será de mi vida de aquí a unos años, no logro divisar bien mi panorama y esto se debe a que en sí no sé que es lo que quiero con todas mi fuerzas, ni sé qué me haría feliz totalmente, pues hay situaciones, lugares, personas, que sé que podrían alegrar mucho mi vida, pero aunque tengo muchas cosas buenas en la vida, no me siento completa, me siento vacía, como si faltara un escalón para subir bien alto sin temor a caer.
Espero que pronto, pueda encontrar algo que mueva mi motivación interna para poder luchar y seguir adelante, de lo contrario creo que estaré estancada en este barrizal, por siempre, entre círculos viciosos.

domingo, 3 de febrero de 2013

Tic, tac, toc

Tic, tac, toc...decía aquel reloj mientras yo esperaba que aquella bebida surtiera efecto.
La copa se resbaló de mis manos, algunas gotas de la bebida rodaron sobre mis dedos, y mi respiración había parado...

Querer..

Querer que el tiempo retroceda para jamás haber nacido, o tal vez haber tenido una vida diferente.

¿Qué será?

Ya no se disfruta ni del séptimo arte como antes...¿qué pasará?, ¿será que me estoy volviendo vieja y amargada?, ¿o será que ya la vida no tiene sentido para mi?...Cuestiones que vienen y van, que suben y que bajan, por toda mi mente, sin obtener respuesta...¿o será que he muerto en vida?.

viernes, 25 de enero de 2013

Quisiera que me contagiaras con una pequeña mordida.
Lléname por completo y siente mi corazón palpitar cada vez que tus yemas penetran mi ser.
Pon tu húmeda boca sobre todo mi cuerpo y haz un recorrido por cada rincón de el.
Lame mis párpados para que mis pesadillas se alejen.
Grita junto a mi para que todos lo oigan, desde aquí hasta allá donde tú estás.
Y por favor, no olvides existir.

lunes, 21 de enero de 2013

Me vestiré de negro y saldré a caminar por aquellos parajes desconocidos, hasta que pueda encontrar lo que busco y lo que no busco, lo que debe ser para mí ...así me cueste la vida entera.

martes, 1 de enero de 2013

Happy new fear

Fiestas vacías, que solo llenan el morbo y el ego de las personas. Hoy se quiere ser bueno y luchar por un mundo ideal, pero al otro día, con la resaca de tanto alcohol putrefacto en las venas, se olvida todo por cuanto se aclamaba.
Además, está el temor de que este nuevo año no sea como se espera, y que todo salga bien, dejando todo lo bueno, en manos de seres imaginarios, en vez de construir ellos mismos sus mundos positivos y crecientes.

Por todo esto y más: