miércoles, 26 de diciembre de 2012

Sobre el lienzo.

Aquel pincel con el que se dibuja el viento, se introduce en un paisaje lleno de colores, de emociones. Empieza sumergiéndose sobre el negro, el cual indica que hay algo muerto, algo que desea ser resucitado; después con el rojo, cuyas pasiones más profundas salen a flor de piel, con un pequeño gemido y una corta respiración; luego se mezclan todos los colores, donde diferentes arco iris,  se dibujan y desdibujan en cada segundo en el que se unen... Se siente un éxtasis del que no se desea salir, pero al final de toda esta montaña rusa, viene la calma; así que aparece el blanco, que neutraliza aquellas sensaciones, deja de plasmar todo aquello que sucedió tan rápido, que logró una profunda exhalación...


No hay comentarios:

Publicar un comentario