lunes, 26 de noviembre de 2012

Fingir y pretender que estamos bien, que nada nos ha afectado, es lo más difícil de hacer cuando tus lagrimas están rebosando la copa de tus ojos y quisieras salir corriendo lejos de aquí...(queda hasta aquí por falta de aire)

sábado, 24 de noviembre de 2012

Crecer o no crecer, esa es la cuestión.

¡Despierta!, ¡Tienes que crecer!... son palabras que mi otro yo le gritan a mi ser.
El saber  que tengo que dejar a un lado a mi niña interior, que debo aplastar mi imaginación y mi vida soñadora que va siempre volando por las nubes, es algo que perturba mi mente hasta enloquecer. Saber que debo cambiar y fingir algo que no soy solo para ingresar al mundo real, es algo que me invade y me castra.
Ser adulto es algo totalmente ajeno y extraño para mi, que tendré que admitir algún día de mi vida para poder dejar de vivir en esta pompa de jabón que sigue saltando por los aires y mirando toda la belleza del mundo.
Ya tengo algunos años en edad cronológica, pero yo solo soy una pequeña que quiere seguir floreciendo y jamás marchitar; que se emociona al sentir la brisa fresca tocar mi rostro y mover mi cabello; que el olor de la mandarina excita por completo mi cuerpo y mente; y que no quisiera nunca jamás tener que vivir con una corbata atándome al mundo de los "grandes", donde los problemas del amor y del dinero salen a flote a una velocidad más alta que lo normal y donde cualquier cosa es problema o maravilla.
Sé y solo sé que si no quiero quedarme solitaria como una flor en el desierto, tengo que abrir mi mundo de fantasía, música y letras para que entren muchas nimiedades a mi mundo, pero prefiero seguir ignorando que eso tenga que pasar y quedarme como un naufrago que perdió su barco y que  habita solo en una isla abandonada en donde su única compañía es el eco de su voz que rebota en la cueva oscura de su vivir.


domingo, 18 de noviembre de 2012

Monotonía

Cuando la tristeza te invade y te sientes sola, es en ese momento en el que no puedes comprender el porqué de tu infeliz vida, porque a pesar de tener gente a tu alrededor, sientes que tu vida no tiene valor, que las cosas que haces no tienen ni son ni ton, que el color y el sabor que debería tener tu vida está en grises y es amargo. Tu vida no es ni sal ni azúcar, es una vida monótona, sin algo especial por el cual levantarse todos los días para poder encontrar algo mágico. No estoy ni vieja ni joven, me siento como un espectro andante que ve pasar los días de la vida, día tras día, sin sentirme viva...