viernes, 19 de octubre de 2012

Sueños que dominan.

Oscuro está éste día y hace frío, penetra en mis huesos rompiéndolos como cadenas atadas con fuerza que no desean dejarme escapar. Miro al rededor y todo parece como una película en blanco y negro, pasando fotograma tras fotograma sin que algo extraordinario aparezca en ellos. 

Voy arrastrando mis zapatos sobre el asfalto un poco cabizbaja y sintiendo como esa pequeña brisa acaricia mi cabellera, volviéndola más enmarañada, dando morada a muchos pensamientos que revolvían mi cabeza.
Llego a casa, cierro la puerta y respiro con profundidad. Me dirijo hacía mi cuarto, enciendo el televisor y paso los canales sin encontrar algo que me someta, que me absorba, que me llegue; así que cierro los ojos y trato de dejar mi mente en blanco, pero el saber que todos los días serán así, me desmotiva y prefiero sumergirme en sueños, donde puedo refugiarme y sentirme viva; entonces, logro entrar en mi propia mente, que juega conmigo a su antojo, poniendo sus reglas ante mi, y eso me gusta. Dejaré que mis sueños me dominen y les diré que me posean, que me hagan suya, que no dejen de excitarse conmigo...y tal vez así, solo así, pueda lograr mi clímax.

2 comentarios:

  1. Ay Lilith! No sabes la dicha que me da leerte. Es revivir todo un mundo, es adentrarme en recuerdos que hacen que llegue a un clímax.
    No te digo "bendita seas" porque eso no va contigo. Sin embargo, es un sentimiento similar.

    Tu mente tan vasta y curiosa, toda una redesilla de circo. Lo digo como el mejor de los alagos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr Severus, me alegra un montón saber que todavía se acuerda de mí y que me lee.
      Espero que todo marche muy bien en tu vida, ya es hora de hablar largo y tendido con vos, porque el hecho de no estar en Medellín no quiere decir que tengamos que estar distanciados. Un abrazo y que las letras nos sigan inundando.

      Eliminar