lunes, 6 de junio de 2011

¿Y dónde está mi corazón?

¿Y dónde está mi corazón?
Quién sabe donde se encuentre aquel órgano traicionero y vil que había estado presente en aquel juego sucio que acaba con nuestras esperanzas y buenos deseos.
Debe estar metido dentro del armario de algún despiadado monstruo que lo carcomió y decidió quedarse con el para que nunca viera la luz.
O quizá está navegando hacía aguas profundas donde la sal del mar le hace perder su jugoso sabor del cual muchos han bebido.
Podría haber quedado enterrado en el cementerio de los despiadados donde las almas ignoran el viento que las sopla.
Tantos posibles lugares y quién sabe donde habrá quedado ese condenado...Pero fue bueno perderle de mi vida, ya que  ahora solo uso mi cerebro...Y el dolor que causan los sentimientos no me dañan como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario