sábado, 12 de febrero de 2011

El retorno

Llegué a pensar que aquel frío lugar era el de mi muerte. Mientras crecía mi pánico, mi alma se escondía entre los arbustos. Aquellas espinas del rosal cortaban  mi cuerpo formando sangre sobre el sendero. Aquellos árboles se tambaleaban y rugían al son del viento y yo me sentía perdida por aquel camino desconocido.
Arrastrándome sobre el suelo dí mi último suspiro, y salió de mi boca una gota de sangre que manchaba la tierra mientras mi cuerpo se fundía otra vez, retornando hacía el lugar donde llegué por primera vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario