miércoles, 10 de febrero de 2010

Sueños

Cabellos blancos se posan sobre mi frente como la nieve fresca al amanecer. Cierro mis ojos y veo aquel atardecer cálido y sin sentido, donde las preguntas más absurdas salen de mis labios como huracanes fuertes y constantes. Alzo mis ojos hacía el horizonte esperando encontrarte en cada  esponjosa nube, donde yacen  mis más profundos sueños. Quisiera ser como aquella ave que roza sus alas todos los días al cielo y almenos poder sentir tu aire. No te desvanezcas entre mis dedos ni desaparezcas en mis sueños, porqué si lo haces ya mi vida no sería la misma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario