miércoles, 10 de febrero de 2010

Humanos

En esta noche llena de estrellas danzo al son de la lluvia, tan clara y armoniosa llena de vida, donde nadan los peces como si fueran estrellas fugaces en medio de la nada, somos tan humanos y está bien porqué sino, seríamos como una tormenta en el desierto, solitaria y sin sentido. Saltar con las manos agitadas,sentir el aire en nuestros pulmones, la luz en los ojos, los sabores más exquisitos en nuestro paladar, los sonidos más extravagantes y explosivos, sentir que cada parte de nuestro cuerpo se conecta con la energía del mundo, todo es armonía y jubilo. Los arboles hablan con la tierra, los mares murmuran palabras de amor a los ríos, la luna juega a esconderse con el sol y cogidos de las manos nos miramos, y vemos el brillo de nuestros ojos y todo a nuestro alrededor se para como si suspiraras en el vacío.


Sueños

Cabellos blancos se posan sobre mi frente como la nieve fresca al amanecer. Cierro mis ojos y veo aquel atardecer cálido y sin sentido, donde las preguntas más absurdas salen de mis labios como huracanes fuertes y constantes. Alzo mis ojos hacía el horizonte esperando encontrarte en cada  esponjosa nube, donde yacen  mis más profundos sueños. Quisiera ser como aquella ave que roza sus alas todos los días al cielo y almenos poder sentir tu aire. No te desvanezcas entre mis dedos ni desaparezcas en mis sueños, porqué si lo haces ya mi vida no sería la misma.