jueves, 31 de diciembre de 2009

Te busco

1. Respiro
2.Siento tú silencio merodeando cerca de mí
3.Respiro
4.Abro los ojos y veo como tu figura se deforma en la oscuridad
5.Respiro
6.Trato de buscarte en aquel mundo de las ideas, donde todo es confuso
7.Empiezo a quedarme sin respiración
8. Te busco y te busco y no encuentro ni a tú sombra
9.La respiración se me va
10.Me desespero y arranco mi cabello con todas las fuerzas
11.Me agito
12.Grito, grito cada vez más fuerte, arrancando del aire aquel silencio agobiante
13.Me empiezo a ahogar
14.araño  las paredes hasta que el crujir de mis uñas quedan incrustadas en aquel cemento
15.Dejé de respirar
16.Jamás te volví a encontrar y tú recuerdo siguió vivo en mi muerte.



miércoles, 30 de diciembre de 2009

estrellita donde estas?

Empecé a dudar lo que algunas personas decían, que las estrellas ocultaban secretos , que ocultaban el alma de cada uno de nosotros. siempre miraba hacia arriba esperando encontrar esa estrella que me llevara a tí, que me transportara hacia lo más profundo de tus sentidos y que me condujera a tus ojos, aquellos ojos que no he podido descifrar aún. Pero aquella noche en la que el cielo estaba oscuro y venía aquella temida tormenta, ese día no se veía ni una sola estrella en la inmensidad del cielo, yo estaba triste y unas lagrimas salieron de aquellas puertas frias, y empecé a golpear mi alma diciendo que no era justo que aquella noche no me acompañaras. Ví pasar la soledad sobre mi cuerpo, rozandome con dulzura pero a la vez con un toque de crueldad. ya estaba cansada y mis ojos hinchados, cuando alcé mi cabeza y vi allí arriba aquella estrella que siempre me había acompañado en todo momento. La ví allí, tan pura, tan brillante, tan deseosa de ser mirada por todos; y al ver la estrella iluminada mis ojos brillaron y una pequeña sonrisa empezó a florecer de mi boca. allí empecé a darme cuenta que así hayan días en los que aquella estrella no este visible en el cielo,siempre va a estar allí arriba, vigilante y sigilosa, cuidando de mí, para que la tristeza no invada mi mente nunca más.



Gritos en el vacío.

Lanzo un grito al vacío en nombre de todo lo que pudo ser y nunca fue, aquellas travesuras que de niña hacia y que ya no repito, aquellos besos que estuvieron solo en mi cabeza porque no pudieron hacerse realidad.
Grito al vacío hasta acabar mi voz, grito esperando que alguien al otro lado  me responda con una voz suave y cálida, que recoja cada palabra que lanzo y me las devuelva en forma de verso.
Mi voz ya está cansada de gritar, solo quiere descansar, pero no podrá hacerlo  hasta que todo lo que tengo dentro de mí sea escuchado, y que alguien endulce sus oídos con mis agitadas palabras, que las acaricie, las bese y las guarde dentro de su ser.